fbpx
Sevillaníssimo
El blog sobre Sevilla actualidad, eventos, actividades familiares, música,.. Todo lo necesario para estar al día.

¿Cuáles son los fallos que cometemos al volante?

Entre los principales malos hábitos al volante abusar del uso del embrague, mover la dirección con el coche parado, el uso excesivo del claxón o utilizar la palanca de cambios como reposa manos.

Cual de estos fallos al volante cometes a diario? Ya sabemos que tenemos manías cuando nos sentamos frente al volante, pues ahora vamos a ponerle precio. No queremos que dejes de hacerla, solo que sepas cuanto te cuesta tener esas tiernas manías.

Aunque sabemos que todo es un complot de los fabricantes de coches mira que ponerle cuatro hermosos intermitentes a cada coche, que no se usan y no reforzar estas otras parte que os vamos a citar a continuación.

PEQUEÑAS MANIAS

PIEZAS AFECTADA

COSTE

Mover la dirección con el coche paradoCremallera de la dirección330 €
Bomba de la dirección623 €
Abusar del uso del embragueSustitución embrague526 €
Manita en la palanca de cambioÁrbol de transmisión250 €
Circular con el depósito en reservaAtacos en el sistema56 €
Conducir de manera agresiva kit de embrague y el disco800 €

 

1. Mover el volante con el coche parado (331-623 euros). Este gesto se repite muy a menudo cuando por ejemplo un conductor quiere salir del aparcamiento y mueve la dirección al completo antes de iniciar la marcha. Estos errores afectan negativamente a la suspensión del vehículo y a las ruedas.

2. Abusar del uso del embrague (hasta 526 euros). La teoría parece sencilla: el embrague debe usarse solo para hacer los cambios de marcha. Sin embargo, los conductores suelen tener pisado el embrague en más ocasiones que ésta. Este gesto hará sufrir mucho al disco y a todas las piezas que trabajan sobre él.

3. Utilizar la palanca de cambios como reposa manos (hasta 200 euros). Es uno de los vicios más imperceptibles, interiorizados y extendidos entre quienes conducen. Este simple gesto puede acarrear graves desajustes en los mecanismos internos de la palanca o el desgaste de algunos elementos de la transmisión.

4. Circular con el depósito en reserva (unos 56 euros). Aunque el precio del combustible esté por las nubes, apurar el depósito hasta la reserva no es bueno. Y ya no solo por el riesgo de quedarse tirado en medio de la carretera, sino porque se incrementan las posibilidades de que entren impurezas que acaben afectando a los sistemas de inyección del motor y al filtro del combustible.

5. Conducir de manera agresiva o muy tranquila (200-324 euros). En ocasiones hay conductores agresivos que protestan, se enfadan y hacen maniobras bruscas. Lo cierto es que conducir así conlleva acelerones innecesarios y ello puede ocasionar daños preocupantes al motor, a los frenos e, incluso, a la caja de cambios. Sin embargo, conducir con demasiada calma también puede perjudicar al vehículo, dañando la transmisión o el cigüeñal.

6. Hacer un uso excesivo de los frenos (unos 95 euros). Para reducir la velocidad no siempre es necesario pisar los frenos. En ocasiones, reducir la marcha puede ayudar a retener el vehículo. De esta manera, no se someterá a los frenos a un desgaste innecesario.

7. Aparcar sobre la acera o muy pegado al bordillo (unos 254 euros). Puede causar daños en los neumáticos como cortes o abultamientos que los acaban estropeando, siendo necesario sustituirlos. Esto, además, perjudica también a la alineación de la dirección, los elementos de suspensión o los amortiguadores.

Conviene prestar atención a esas manías que se adquieren e identificarlas para corregirlas a tiempo. Solo así los conductores podrán ahorrarse mucho dinero en visitas al taller y podrán seguir disfrutando de sus coches durante muchos años más y en unas condiciones óptimas”, ha destacado el director de Operaciones de Autingo, Diego Renedo.

Aunque nos creamos conductores experimentados y ágiles al volante, muchos de nosotros tenemos algunas manías al conducir que pueden degenerar en una avería. Si no te identificas con estas pequeñas manías que te hemos descrito anteriormente, a ver con estas otras.

PONER PUNTO MUERTO EN LAS BAJADAS

Márcatelo a fuego: lo de que se ahorra combustible con el punto muerto en las bajadas es una leyenda urbana. De hecho, es una imprudencia que puede tener nefastas consecuencias. Conducir sin la marcha metida implica tener menos control sobre el vehículo, con el peligro que eso supone.

 

Muchos conductores aún confían en este falso mito del punto muerto. ¿La realidad? Si no pisamos el acelerador, aunque tengamos una marcha metida, el coche no consume combustible porque el sistema de control de inyección electrónica corta el suministro de gasolina.

 

COLGARSE DEL VOLANTE

Sentarse bien ante el volante es vital para garantizar una conducción segura. Pero muchos conductores parece que se olvidan de algo que parece obvio: jamás hay que colgarse del volante, ni cruzar los brazosni sujetarlo por abajo ni agarrarlo con fuerza.

Lo idóneo es colocar las manos en el volante en la posición de las “diez y diez” de las agujas del reloj, con los brazos flexionados y los codos pegados al cuerpo. Tampoco hay que sentarse alejado del volante ni demasiado cerca, ya que además de dificultar los movimientos puedes sufrir graves lesiones en caso de accidente, en muchas ocasiones provocadas por el propio airbag.

UTILIZAR POCO EL AIRE ACONDICIONADO

Incluso en invierno, es conveniente encender el aire acondicionado,aunque sea una vez al mes durante alrededor de 10 minutos. De esta manera, nos aseguramos alargar la vida del compresor y evitar posibles fugas de gas. Si mantenemos el aire acondicionado cerrado durante mucho tiempo, se puede dañar el sistema por falta de lubricación.

APAGAR EL MOTOR DE GOLPE DESPUÉS DE UN VIAJE LARGO

Un viaje largo cansa, más aún al conductor que, en cuanto llega al destino, tiende a apagar el motor de forma inmediata. Ojo, porque si hacemos esto con cierta frecuencia y nuestro vehículo tiene turbo, el circuito de circulación del aceite se puede quemar y averiarse.

No debemos olvidar que el turbo puede alcanzar temperaturas de hasta 500 grados y, si apagamos súbitamente el motor, el aceite que queda en el circuito nos la puede jugar. Lo suyo es dejar reposar unos minutos el motor antes de apagarlo. De esa manera, el sistema de refrigeración enfriará el turbo y reduciremos la posibilidad de avería.

NO FRENAR BIEN ANTE BADENES U OTROS OBSTÁCULOS

Aunque se te olvide, el vehículo es una máquina que, si no cuidas lo suficiente, se puede estropear. Así que cuando veas algún obstáculo en la carretera, por pequeño que parezca, o superes los badenes colocados en ciertas vías intenta reducir velocidad y frena lo suficiente. Tus neumáticos y la suspensión del coche lo notarán para bien.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies