fbpx
Sevillaníssimo
El blog sobre Sevilla actualidad, eventos, actividades familiares, música,.. Todo lo necesario para estar al día.

El eterno Pedro, el récord del jornalero

El extremo tinerfeño, que marcó con el Chelsea en la final de la Europa League, fue el primero de la historia en anotar en 6 torneos distintos: el sexteto del Barça



El jugador del Chelsea, ya campeón del mundo, se convierte en el único goleador de las distintas finales de Europa

“A Pedrito ni me lo toques”, respondió Pep Guardiola  cuando los periodistas que presenciaron el debut del técnico como entrenador del Barça B le preguntaron quién era el 7 de su equipo que acababa de empatar a cero en Premià. Pedro Rodríguez  no parecía entonces un jugador válido ni siquiera para Tercera División. No tenía padrinos ni aduladores, sino que era un anónimo en la afamada Masia. Aquel chico de Abades, cuyo padre trabajaba en una gasolinera y su madre ejercía de ama de casa, preparaba ya la maleta para seguir su vida futbolística en el Portuense cuando apareció Guardiola y le convirtió en el santo y seña del equipo del Miniestadi y después del Camp Nou.

 

El canario volvió a ver puerta en una final y ostenta unos muy buenos registros en este tipo de encuentros. Pedro, que ha disputado 24 finales a lo largo de su carrera profesional, ha visto puerta en ocho de ellas, siete defendiendo el escudo del Barça. En Bakú se estrenó en este capítulo en el Chelsea tras la quinta final que ha jugado con los ‘blues’.

Estos números mejoran si nos ceñimos a las finales de competiciones internacionales: el canterano blaugrana ha disputado nueve encuentros de este calibre lejos del país de su equipo y ha marcado en cinco. Además, es el primer jugador en marcar en las tres finales europeas: Champions League, Europa League y Supercopa de Europa.

 


El primer jugador del mundo en marcar en seis competiciones distintas y ser campeón en todas ellas. El honor no corresponde a Leo Messi, que fue el segundo, sino a Pedro Rodríguez Ledesma, Pedrito, en sus breves orígenes cuando así se denominaba con condescendencia a ese menudo extremo del Barça B que Pep Guardiola ascendió con él al primer equipo. Épocas convulsas y de fuertes críticas en aquel verano del 2008 que se repiten cíclicamente.

Como se repite cíclicamente la sana costumbre de Pedro de ir sumando capítulos gloriosos a su carrera, alejada de los focos, pero brillante y valiosa como pocas. El último episodio lo escribió en Bakú al marcar en la final de la Europa League y sumar otro título, el tercero en cuatro temporadas en el Chelsea.

 

El Barça ingresó 30 millones por un futbolista fichado por 30.000 euros del San Isidro en 2004. Pedro dejó un último regalo al barcelonismo en un partido para el recuerdo: Barça, 5; Sevilla 4. El canario metió el tanto definitivo en la prórroga de la Supercopa de Europa disputada en Tiflis y certificó su condición de goleador en las finales, una condición de hombre récord que ha coronado en la final de la Liga Europa con el tanto que le endosó al Arsenal: 4-1. Pedro ha marcado en todas las finales de las distintas competiciones de clubes: Liga Europa, Champions, Supercopa y Mundial. Y también es único en anotar en los seis torneos oficiales de un equipo en una temporada, la de 2019: Liga, Copa, Supercopa de España y de Europa, Champions y Mundialito.



Le está quedando una vitrina bastante completita a Pedro a los 31 años. Con la Europa League añadirá a su historial la única pieza internacional que le faltaba. Consiguió por triplicado la Champions con el Barça (2009, 2011 y 2015) y la Supercopa de Europa, y el Mundial de Clubs por duplicado. Fue campeón con España en la Eurocopa y el Mundial en un global de 25 títulos antes de emigrar a Inglaterra, donde ha incorporado la Premier (2017) y la FA Cup (2018) y la última pieza cobrada en Azerbaiyán.



Marcando un gol, como no. Fiel a esa impagable costumbre de responder en las citas más exigentes, aquellas en las que los nervios encogen piernas y cerebros. Firmó el gol del triunfo en la Supercopa europea frente al Shakhtar Donetz (1-0), el de la supervivencia ante el Estudiantes en el Mundial de Clubs (2-1) que remató Messi con el pecho en la prórroga y abrió el marcador en el baile al Manchester United en la final del 2011 en Wembley (3-1).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies