fbpx
Sevillaníssimo
El blog sobre Sevilla actualidad, eventos, actividades familiares, música,.. Todo lo necesario para estar al día.

España se ofrece a acoger al barco ‘Aquarius’ en Valencia por razones humanitarias

El capitán del buque asegura que ve imposible llegar a España: “Es poner en riesgo a las personas rescatadas”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado instrucciones para que España acoja en el puerto de Valencia al barco Aquarius, que navega por el Mediterráneo con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por Médicos Sin Fronteras (MSF) y Sos Mediterranée, abandonados a su suerte tras impedir su entrada a Italia el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini.

Sin embargo, nadie ha notificado de momento al capitán del barco y a las ONG allí presentes que su destino es Valencia. El viaje son unas 700 millas náuticas, unos tres días y, según los cálculos de los responsables del barco, no disponen de comida para tanto tiempo, por lo que habría que recoger suministros en otro puerto de camino a Valencia. El barco continúa parado.

“Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional”, ha asegurado Sánchez en una nota difundida por Presidencia.

Momentos antes de conocerse el comunicado, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que el Gobierno de España ha ofrecido a la ONU Valencia como “puerto seguro” y que así se lo había dicho la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, informa Elsa García de Blas.

Sin embargo, el Aquarius asegura que con más de 600 migrantes no puede viajar hasta Valencia. La propuesta de Sánchez ha llegado al barco ya de noche desde un Centro de Coordinación Marítima español y con conocimiento directo de sus homólogos de Roma.

El capitán,Oleksandr Kuzmichov  y el coordinador jefe de rescate del buque, Nicola Stalla, han decidido que “en las circunstancias actuales no podemos ir a España porque es poner en riesgo el barco, a la tripulación y a las personas rescatadas”, según ha explicado este último.

Y así se lo han hecho saber a las autoridades españolas por los canales oficiales, informa Naiara Galarraga.

La negativa obedece a que el barco está sobrecargado y porque las condiciones meteorológicas van a empeorar en los próximos días. Stalla ha añadido que solo se podría hacer el viaje con un número muy limitado de personas porque requiere que todos duerman al raso y eso son en torno a un centenar además de los más de 30 tripulantes.

Valencia queda a 700 millas náuticas del punto donde está parado el Aquarius. Llegar en línea recta requiere tres días.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se ofrecieron a lo largo del lunes a acoger en sus respectivas ciudades a los 629 inmigrantes porque, en palabras de Colau, “ante todo hay que salvar vidas humanas”, un objetivo para el que ha pedido colaboración al Gobierno español. Ribó ha recordado la condición de Valencia como “ciudad refugio” y ha considerado “absolutamente inhumano que se deje un barco a la deriva en esa situación”.

Dos barcos militares italianos apoyarán al ‘Aquarius’ para llevar a Valencia a los 629 migrantes

Las 629 personas que permanecen en el barco Aquarius frente a las costas de Italia acabarán en Valencia. (Salvatore Cavalli / AP) (La Vanguardia)

 

Finalmente, los 629 migrantes rescatados la noche del sábado al domingo en aguas internacionales frente a Libia irán a España, al puerto de Valencia, según ha confirmado este martes en torno a las seis de la mañana el coordinador de Médicos Sin Fronteras a bordo del Aquarius. Los condicionantes que anoche lo impedían parecen haber sido resueltos. La travesía será en una flotilla de tres embarcaciones: este barco fletado por Médicos sin Fronteras y SOS Mediterránée llevará a un centenar de migrantes (los que caben a cubierto), mientras el resto de ellos está previsto que viaje en sendos buques de la Guardia Costera y de la Marina italiana. Esta mañana, Italia se dispone a llevar suministros al barco humanitario.

El Aquarius busca un puerto seguro para estos refugiados e inmigrantes desde que el domingo Italia anunció el cierre de sus puertos a los barcos de las ONG que salvan vidas en el Mediterráneo. El lunes el nuevo presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, ofreció la opción Valencia.

 


El barco humanitario había descartado anoche poder ir a España por la falta de suministros


A última hora de la noche del lunes, el coordinador de rescates del Aquarius, Nicola Stalla, decía que emprender la travesía con todo el grupo era imposible porque implica que tendrían que dormir al raso y el tiempo estaba empeorando, por lo que supondría “poner en peligro al barco, a la tripulación y a los rescatados”. Las negociaciones a través del Centro de Coordinación Marítima de Roma, el encargado de coordinar los rescates y la llegada de todos los migrantes a bordo, han continuado durante toda la noche y han prosperado en la opción Valencia con el apoyo de los dos barcos italianos.

Esta solución contenta a Italia, que mantiene el cierre de sus puertos, y al presidente español, que resuelve una crisis humanitaria que afecta de lleno a la política migratoria europea. En cuanto se conoció la propuesta española, el nuevo ministro del Interior italiano, el xenófobo Matteo Salvini, cantó victoria inmediatamente en un tuit.

Los detalles del traslado se irán perfilando a lo largo del día pero la operación de traslado a los otros buques llevará tiempo. Valencia está a 700 millas náuticas (unos 1.300 kilómetros) del punto entre Malta e Italia donde ahora se encuentra el barco humanitario.

La situación a bordo es de calma en general pero la tensión va en aumento. Ninguno de los migrantes están críticos pero hay muchos enfermos, hay siete embarazadas, una decena de niños, 123 menores no acompañados… Todos salieron de Libia, un infierno sobre todo para los subsaharianos y están exhaustos. La batalla para conseguir un hueco donde dormir es uno de los asuntos que más fricciones levanta en las últimas horas. Tantísima gente en un espacio tan reducido –con 77 metros de eslora, está preparado para acoger durante un par de días o tres a 550 personas— supone un gran riesgo porque la situación puede deteriorarse muy rápidamente.

El Aquarius es uno de los pocos barcos de ONG que quedan en el Mediterráneo central, donde en lo que va de año se han ahogado 784 migrantes, según el recuento la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados. El viernes se convirtió en el primero de ellos que zarpaba a la zona de rastreo y salvamento frente a Libia desde la toma de posesión del nuevo Gobierno italiano, abiertamente anti inmigrantes.

Para la madrugada del sábado, el equipo de rescate de SOS Mediterránée había salvado de morir ahogados a 229 migrantes que iban en dos pateras, una de las cuales se rompió. A 40 los tuvieron que sacar del agua. Los 400 restantes fueron trasladados al Aquarius desde barcos militares italianos tras ser rescatados por ellos mismos o por barcos mercantes que se los toparon.

 

Los inmigrantes del Aquarius se distribuirán en tres barcos para trasladarlos a Valencia

 

Las 629 personas que permanecen en el barco Aquarius frente a las costas de Italia acabarán en Valencia, pero para su traslado, serán distribuidos en otros dos buques. El capitán del Aquarius y la ONG SOS Mediterranee confirman que se está perfilando un plan para que algunos de estos inmigrantes se queden en la embarcación y el resto sean transferidos a otras dos después de que el Gobierno italiano sí haya dado permiso para trasladar víveres suficientes para emprender el viaje hacia la costa valenciana.

La vicepresidenta del gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha confirmado que tanto desde el Aquarius como desde las ONG que lo gestionan, ya les han comunicado que se realizará ese reparto y que las tres embarcaciones viajarán juntas hacia el puerto valenciano.


Cruz Roja se ocupará de la primera atención y luego de tramitará su distribución por comunidades


Una vez lleguen a Valencia, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, será el encargado de recibir la llegada, pero será la Cruz Roja quien se ocupe del dispositivo de primeros auxilios, de las primeras necesidades a la arribada, y a partir de ahí, se iniciará una logística de distribución de los inmigrantes.

Oltra ha comentado en la Cadena Ser que el Gobierno valenciano está valorando los posibles emplazamientos para acoger inicialmente a estas personas, pero ha señalado que es Cruz Roja quien se encarga del dispositivo y que todavía hay que hacer un análisis pormenorizado de los integrantes de la embarcación, puesto que entre ellos hay 123 menores y 11 bebés además de embarazadas.

En la reunión organizativa que el Ejecutivo valenciano tendrá esta tarde se prevé hacer un perfil de los viajeros, de su situación médica, de las procedencias, etc, para poder acometer las tareas de ayuda con mayor diligencia. En este sentido, la vicepresidenta valenciana ha sostenido que el Gobierno central debería otorgar a estos inmigrantes el estatus de refugiados o el asilados porque “muchos huyen de situaciones bélicas o de persecuciones por las que corre riesgo la vida”. Pero ha admitido que es algo que no compete al gobierno valenciano y que será cuando lleguen a Valencia cuando se analizará la situación personal de cada caso.


Se tendrán en cuenta los ofrecimientos de las distintas comunidades que se han mostrado dispuestos a acoger a los migrantes


El barco ‘Aquarius’, con 629 inmigrantes a bordo y al que Italia negó ayer el desembarco, podría viajar a Valencia después del ofrecimiento realizado por el Gobierno de Pedro Sánchez.

La ONG agradece el gesto del Gobierno español, pero advierte del peligro de un viaje a Valencia de tres días «en condiciones de hacinamiento» y pide el desembarco inmediato de los pasajeros.

 

 Médicos Sin Fronteras avisa sobre el Aquarius: el barco está al límite de su capacidad

Barco ‘Aquarius’. / AFP

La mayoría de los inmigrantes, según ha indicado en declaraciones recogidas por Europa Press, presentan síntomas generalizados como fatiga, deshidratación, dolores musculares y mareos y aunque la situación médica actual es «estable», advierte del riesgo de que empeore durante la noche sin una mayor capacidad médica y unas mejores condiciones.

«Podemos tratar a muchos de estos pacientes pero si las personas permanecen bajo condiciones como esta, con estrés y hacinamiento, mucho más tiempo, anticipamos que muchas más personas presentarán síntomas similares», ha precisado.

Según ha indicado, a bordo del Aquarius hay siete mujeres embarazadas «en buenas condiciones» pero recuerda que son vulnerables ante el empeoramiento de las condiciones.

También ha recordado que hubo varios pacientes críticos con hipotermia, síntomas de ahogamientoque fueron resucitados con éxito y ahora están monitorizados, aunque precisa que existe la posibilidad de que desarrollen problemas pulmonares.

Asimismo, tienen unos 15 pacientes con quemaduras químicas, provocadas por la mezcla de agua salada y el combustible acumulado en el fondo de los botes de goma. En el caso de estos migrantes, puntualiza que su situación es «estable» pero apunta que precisan de un cuidado continuo de las heridas que sobrepasa las capacidades del equipo médico.

Médicos Sin Fronteras asegura que la embarcación permanece parada en Italia a la espera de instrucciones.

 

 

Fuente El Pais La vanguardia Las provincias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies