fbpx
Sevillaníssimo
El blog sobre Sevilla actualidad, eventos, actividades familiares, música,.. Todo lo necesario para estar al día.

¿QUÉ PALABRAS NO DEBERÍAS DECIR NUNCA MIENTRAS TE ENTREVISTAN PARA UN TRABAJO?

Si quieres conseguir el empleo de tus sueños y salir airoso de cualquier entrevista de trabajo, es importante que conozcas las palabras, las frases y las expresiones que no deberás pronunciar en ningún momento

Enfrentarse a una entrevista de trabajo es complicado y muy competitivo, ya que durante estos minutos no solo tendremos que controlar el lenguaje y la forma de expresarnos, sino también la comunicación no verbal, debemos causar una buena impresión al entrevistador. El cómo nos sentemos, la forma en que movamos nuestras manos y el lugar hacia donde miremos pueden ser aspectos determinantes a la hora de que un reclutador nos llame o no para una segunda prueba, no quiere decir que estemos bajo la lupa por el más mínimo detalle, pero muchos entrevistadores suelen buscar en estos “tic” los rasgos de los perfiles que necesitan. Sin embargo, hay otro asunto muy importante y al que no le prestamos la atención que se merece: las palabras o frases que siempre debemos evitar durante la entrevista de trabajo.



Todos estamos de acuerdo en que es importante que hablemos utilizando un lenguaje adecuado, transmitiendo el mensaje de forma clara y concisa. La pronunciación, el tono, las pausas y el volumen deberán ser aspectos fundamentales a considerar, al igual que el uso de la jerga típica de la profesión. Además, deberás tener en cuenta que hay una serie de palabras, frases y expresiones que no deberás utilizar en ninguna entrevista de trabajo si quieres seguir luchando por el puesto. ¿Quieres saber cuáles son?

Voy a darte una sugerencia básica, nunca jamas hables mal de tu anterior empleo o de tus anteriores compañeros y mucho menos de tu jefe, si vas a decir algo negativo que sea una situación netamente laboral y no personal, obviamente después tendrás que explicar como la superaste y en que te ayudo, por ejemplo nunca digas que te llevabas mal con “X” persona, debes proyectar auto-confianza y demostrar que puedes llegar a ser parte de un equipo y por ende funcionar en el.

Nunca digas que tienes intenciones de viajar o que estas pasando por una situación inestable, crea una imagen de seguridad y estabilidad y proyecta tu incorporación como un beneficio a largo plazo, siempre habla de años hacia el futuro y de que lo que buscas es desarrollar una carrera muy larga.

Las coletillas también están mal consideradas, ya que el reclutador puede pensar que hemos perdido el hilo de la conversación o que no sabemos qué contestar. Si no sabes cómo empezar una frase, tómate unos segundos para pensar en tu respuesta. Nunca, bajo ningún concepto, hagas ruiditos tipos Ehhh, Pueeeees, etc.

Se “pilla antes a un mentiroso que a un cojo”, y aunque creas que te has salido con la tuya, cualquier prueba de competencias, o cualquier tipo de coincidencia como un ex compañero o alguien de tu empresa que haya hablado de tu formación de forma casual, pueden echar por tierra todos tus planes. No te preocupes por tus puntos débiles, pues todo el mundo los tiene. Si tienes miedo de decir la verdad y que no te contraten, preocúpate de enfocarte en tus competencias y aptitudes, te será mucho más útil que mentir.

La palabra Nunca puede dar a entender que no eres bueno con los cambios, por lo que difícilmente trabajarás en una empresa innovadora y en desarrollo. Nunca digas Nunca, aunque yo en este articulo la utilice en demasía.

Nunca subestimes al entrevistador con explicaciones exageradas, entabla una charla amena con el, responde con seguridad y claramente, que no sea una pregunta y respuesta, trata de mostrar tu lado humano, pero tampoco toques temas personales.

Evita mostrarte egocéntrico, no te limites a decir por qué ese trabajo es genial para ti, todo lo que te gustaría conseguir con él, cuánto te has esforzado para conseguirlo… Recuerda decir por qué deben elegirte, qué puedes ofrecer a la empresa que otros no puedan, qué es lo que puede hacerte especial e irreemplazable para ellos. También es importante que ofrezcas respuestas que no resulten excesivamente cortas, pero siempre dejando que el entrevistador lleve las riendas de la conversación.



Puede que te haya quedado todo claro y que no quieras preguntar nada, pero aun así, dará la impresión de que tienes poco interés. No hace falta que sea una cuestión enrevesada, pero seguro que hay algún tipo de duda que te gustaría aclarar, y ese es el momento perfecto. Si te surge alguna pregunta durante la entrevista, puedes reservarla para el final, e incluso aunque el entrevistador no te diga si tienes algo que preguntar, sería un buen momento para que la formulases tú mismo.

Ayúdame a completar la información, espero tus comentarios. Espero que te sea de ayuda.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies